Si todo sigue de acuerdo con lo planificado, los estadounidenses elegirán un nuevo presidente el 3 de noviembre. La alternativa a la reelección de Donald Trump en la Casa Blanca será Joe Biden, el ex vicepresidente de Obama durante sus dos mandatos presidenciales y quien logró imponerse en la multitudinaria interna demócrata tras la retirada de Bernie Sanders el 8 de abril.
Bernie Sanders no es solamente el nombre de un candidato y dirigente político estadounidense. Bernie Sanders es el nombre de un acontecimiento —y ese acontecimiento es, además, el reverso del anverso de otro acontecimiento, uno que también tiene nombre propio y se llama Donald Trump. Ambos acontecimientos irrumpieron en la vida política norteamericana en las elecciones primarias de los partidos demócrata y republicano de 2016 y aún no han cesado de generar consecuencias de relevancia.
Para algunos como yo, la señal fue la presencia entusiasta de uniformados en un escenario político. Esto ocurría en el 2008, cuando Bernie Sanders todavía era el impenitente senador independiente por el Estado de Vermont con aspiraciones testimoniales.
La Carrera de Sociología, el Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales (COPES) y la Revista Espoiler realizaron un relevamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires sobre las opiniones y percepciones en relación a la crisis en Bolivia y Chile de acuerdo a la edad, nivel educativo y voto en las elecciones de Octubre. Se relevaron 1072 casos con el método IVR entre el 23 y 30 de noviembre.